Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Mayo > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la celebración del quinto aniversario del Teatro Mayor ‘Julio Mario Santo Domingo’

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la celebración del quinto aniversario del Teatro Mayor ‘Julio Mario Santo Domingo’

 Bogotá, 26 may (SIG).

Ese gran escritor francés, una gran expresión de la cultura  francesa, André Malraux, escribió lo siguiente: “La cultura es la suma de todas las formas de arte, de amor y de pensamiento que, en el curso de los siglos, han permitido al hombre ser menos esclavizado”.

¡Qué palabras tan ciertas! Porque la cultura rompe las cadenas de la indiferencia, de la intolerancia, de la ignorancia, de las divisiones, hace a los hombres más libres, más grandes, menos esclavos...

Y eso es, precisamente, lo que celebramos hoy aquí: ¡Cultura!

Por eso para mí es un verdadero privilegio acompañar esta noche al quinto aniversario de este “templo” cultural de nuestra capital.

Tuve el privilegio de estar presente en el primer aniversario, recién elegido Presidente de la República, y estaba todavía vivo, estuvo con nosotros Julio Mario (Santo Domingo).

Y digo que es un “templo” porque aquí concurren una de las más grandes bibliotecas que tiene Bogotá y el más avanzado complejo de teatros del país –el Teatro Mayor y el Teatro Estudio–.

Tan solo el Teatro Mayor es hoy referente de excelencia artística en el mundo y –en solo 5 años– se ha consolidado como uno de los mejores teatros de América Latina.

Un millón de espectadores han pasado por el teatro, tres millones de ciudadanos han pasado por la biblioteca.

En otras palabras, desde aquí se ha enriquecido la cultura, y se ha fomentado el hábito maravilloso de la lectura.

Por Mariana Garcés, mi querida compañera de Gobierno, leal desde hace cinco años, hemos hecho exactamente eso: tratar de promover la cultura en todas sus formas.

Sembrar las semillas en todas partes; construir bibliotecas por todas partes; regalar libros por todas partes. 

Y estamos comenzando a cosechar los frutos.

Por ejemplo, simplemente para señalar uno, en el cine, con mucho esfuerzo, hicimos aprobar una Ley de fomento del cine, y ya este año completamos 90 películas hechas en Colombia y ya este fin de semana están siendo galardonadas en el Festival de Cannes.

Y el fomento de la lectura, es algo que para nosotros en el Gobierno es muy importante porque por eso apreciamos tanto lo que aquí se hace.

Y yo no dejo de repetir una cita lindísima de Mario Vargas Llosa cuando ganó el Premio Nobel sobre la lectura.

Decía Vargas Llosa: “Leer es lo más importante que me ha pasado en la vida. La lectura convertía el sueño en vida y la vida en sueño. Y ponía al alcance del pedacito de hombre que era yo, el universo de la literatura”.

Por eso –y por todo lo que viene en el futuro– no solo estamos aquí para celebrar el primer lustro de este “Centro Cultural Biblioteca Julio Mario Santo Domingo”, sino también para mostrar gratitud.

Cómo se hubiera puesto de feliz Julio Mario la semana pasada, cuando vino el Primer Ministro chino, el funcionario de más alto nivel que haya venido de la China en la historia a Colombia.

¿Y de quién vino acompañado? No de empresarios, sino de un Premio Nobel de Literatura, Mo Yang, y los eventos no giraron en torno a reuniones de hombres de negocios, sino tuvimos una tertulia literaria.

Julio Mario, que fue el primer Embajador que tuvimos en la China, y un gran amante de la cultura, habría estado muy contento. 

Pero la gratitud a él, en el cielo, y aquí en la tierra a Beatrice Santo Domingo, a toda la familia Santo Domingo, porque esta donación, todo este “templo” cultural pues es obra de ustedes. 

Bogotá y Colombia no tienen cómo agradecerles.

¡Qué mejor legado que nos deja Julio Mario a los bogotanos y a los colombianos!

También agradecerle a la Alcaldía, por la administración del  lugar, y a todas las empresas y organismos –nacionales y extranjeros– que han contribuido, con sus donaciones y sus patrocinios, a los  programas especiales.

No me extiendo más. En este escenario es mejor disfrutar una ópera que un discurso.

¡Y qué mejor que Rigoletto, de Giuseppe Verdi!

Muchas gracias.