Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Mayo > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la Clínica Regional de la Sanidad del Suroccidente Colombiano

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la Clínica Regional de la Sanidad del Suroccidente Colombiano

 Cali, 29 may (SIG).

Qué bueno es sembrar, pero mejor aún es cosechar. En estas últimas horas sembramos y cosechamos. Vengo de un evento muy importante: pusimos el primer ladrillo, la primera piedra, dentro de un gran programa para construir 30 mil colegios en el país, 30 mil colegios de la mejor calidad posible.

Tenemos un prototipo: Colegio 10. Y aquí en el Valle del Cauca, en Jamundí, le dimos la alargada a esa gran obra de infraestructura que es traer, ahí sí como dicen los economistas, a valor presente 30 años en materia de progreso en educación a los próximos cuatro años. En Colombia se construían alrededor de 1.500 colegios cada cuatro años. En los próximos tres años o dos años y medio vamos a construir 30 mil colegios.

¿Para qué? Para que los niños de Colombia, sobre todo los más necesitados, tengan el mejor acceso a la educación posible, y eso nos va a permitir llegar a esa meta que queremos de ser el país mejor educado de América Latina.

De igual forma, aquí estamos cosechando lo que, con el señor Ministro Pinzón, hemos venido sembrando desde el primer momento en el Ministerio de Defensa, él como Viceministro y yo como Ministro, y luego él como Ministro y yo como Presidente, sembrando siempre algo que para nosotros es muy importante y para el país es muy importante: sembrando bienestar para los miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

Lo he dicho en todas las formas, lo seguiré repitiendo: Colombia tiene una deuda infinitita con nuestras Fuerzas Armadas, con su Ejército, con su Armada, con su Fuerza Aérea –ahora vamos a graduar un nuevo contingente de subtenientes–, con su Policía.

Y en el caso de la Policía, este hospital que acabamos de inaugurar, que va a cubrir toda la región occidental, es una pequeña muestra de nuestra inmensa gratitud que tienen los colombianos con su Policía.

¿Cómo puede uno ayudar a la Policía? Ayudar al bienestar de sus familias. El bienestar por eso es tan importante. Creamos la Dirección de Bienestar precisamente para ver cómo podemos todos los días buscar que, en la medida de nuestras capacidades, en la medida de nuestros presupuestos, podamos retribuirles a los miembros de nuestras Fuerzas Armadas, a los miembros de nuestra Policía, esa inmensa deuda de gratitud que tenemos por su servicio, por su permanente sacrificio, por su accionar diario para proteger a los colombianos.

Y hablando de accionar diario, ayer se capturó un bandido, cuñado de alias ‘Otoniel’, uno de los jefes del Clan Úsuga, que para nosotros es objetivo de alto valor. El Clan Úsuga es tal vez el único clan, la única organización de crimen organizado, valga la redundancia, que queda con nivel nacional en el país.

Por eso estamos persiguiéndolo en todas partes, en todos los rincones, y el hecho de que la Policía haya capturado a este señor, el cuñado de ‘Otoniel’, quiere decir que nos estamos acercando cada vez más y al mismo tiempo lograr incautar cerca, me corregirá el General Palomino, una tonelada de cocaína.

Pero eso es apenas una de las acciones que hacen todos los días nuestra Policía, nuestras Fuerzas, por proteger a los colombianos. Y por eso qué bueno poder retribuirles con el mejor servicio posible para ellos y sus familias.

Acabo de recorrer este hospital, es estado del arte, o sea, lo mejor que se puede conseguir hoy en día no en Colombia, en el mundo entero, para un hospital de nivel 2, complejidad media, las mejores salas de cirugía, las mejores facilidades para fisioterapia, lo mejor posible. Y eso es lo que se merecen nuestros policías, lo mejor posible.

Van a ser 83 mil usuarios de la Policía, activos y no activos, en todo el suroccidente del país. Aquí vendrán familias de Nariño, de Cauca, por supuesto del Valle del Cauca, para ser atendidos. De esos 83 mil, casi la mitad es población retirada, pensionados, los beneficiarios. Tiene esa gran situación tan favorable, que los retirados y sus familiares tienen servicios de salud y van a tener acceso a este hospital, como en otras regiones vamos a inaugurar pronto, el Hospital en Cúcuta y en Neiva.

En el Hospital Militar hoy tenemos la tecnología más sofisticada, más avanzada, de cualquier hospital del país. Y seguiremos haciendo todo lo posible. Vamos a inaugurar en julio, si Dios quiere, el Centro de Rehabilitación, que será el mejor de América Latina, porque eso es lo que queremos: darles el mejor servicio posible a los miembros de nuestras Fuerzas en materia de salud, en materia de educación y en materia de bienestar para ellos y sus familias.

No van a depender de los hospitales públicos, donde ahí también están haciendo un esfuerzo por mejorar y por eso qué bueno poder tener un hospital como estos.

Las cifras de esta clínica reflejan su importancia. Simplemente voy a mencionar algunas: va a tener la capacidad de tener 45 mil consultas de urgencias, quiere decir 125 consultas al día. Cien mil consultas ambulatorias, 300 al día. Cuatro mil cirugías al año. Eso quiere decir que se pueden hacer 13 cirugías al día. Y en promedio 1.200 hospitalizaciones en promedio de tres al día. O sea, es un hospital de una gran capacidad. ¿Eso qué significa? Que no va a ver demoras, que los pacientes, los enfermos, van a ser atendidos oportunamente.

Esta clínica hace parte de un esfuerzo enorme que estamos haciendo financiero: 517 mil millones de pesos que hemos invertido en obras, dotación, equipos, adecuación de las instalaciones para la Fuerza Pública.

En el año pasado pagamos a las IPS además una suma muy importante: 127 mil millones, que le debía el subsistema de salud a las IPS. ¿Para qué? Para ir saneando el sistema.

Pagaremos 103 mil millones más, que deben los sistemas de salud a las Fuerzas Militares y de Policía, para ir saneando las finanzas, que nos permitirá tener más recursos hacia adelante, que vamos a poder invertir precisamente en mejorar los servicios. Eso se vuelve en una especie de círculo virtuoso: pagamos, saneamos.

Como estamos haciendo con el sistema nacional, estamos saneando. Lo encontramos totalmente quebrado, estamos saneando. ¿Para qué? Para que los recursos los podamos invertir en mejor calidad de servicio, mejores instalaciones, mejores equipos. Y eso ya lo estamos viendo, los resultados, para el sistema de salud de la Policía, ¡qué bueno! Por eso digo, cosechar hoy esto que hemos venido sembrando en los últimos años.

Muchas gracias a todos los que han tenido que ver con esta obra, muchas gracias a todos los policías de Colombia, por sus servicios permanentes.

A propósito de policías, general Palomino, tengo entendido que el Alcalde ha tenido algunos problemas con los policías de tránsito. Aquí está el Alcalde, por qué no le asigna 30 policías más para que apoyen a los policías de tránsito, para ver si resolvemos ese problema, señor Alcalde.

Pero nuevamente a todos los policías de Colombia, a sus familias, a los policías de Cali, a sus familias, a los policías de toda esta región occidental, a sus familias. Muchas gracias por sus servicios. Aquí les entregamos este hospital para que sean atendidos de la mejor forma posible y que Dios los bendiga.