Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Noviembre > Discurso del señor Presidente Juan Manuel Santos en el aniversario de la Fuerza Aérea Colombiana

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Discurso del señor Presidente Juan Manuel Santos en el aniversario de la Fuerza Aérea Colombiana

 Apiay, Meta, 13 nov (SIG).

Asisto en este momento en mi calidad de Jefe de Estado, Jefe de Gobierno, Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, pero también estoy en calidad de ciudadano colombiano.

Y creo interpretar fielmente a todos los ciudadanos colombianos, cuando les digo a todos los miembros de nuestra Fuerza Aérea: ¡Felicitaciones y gracias!

Felicitaciones porque hoy cumplen 96 años de servirle a nuestro país y de ser uno de los soportes de nuestra democracia.

Y han servido no de cualquier forma: Han servido con pulcritud, con valentía, con eficacia, con un tremendo amor a su institución y a su patria. Con esos principios que les enseñan en las escuelas de formación y con esos objetivos que se trazan desde los comandos para que hagan bien su labor.

96 años de servicio donde todos deben sentirse muy orgullosos, porque lo que ha hecho la Fuerza Aérea por nuestro país es difícil exagerar.

Yo he tenido el privilegio de ver su trabajo, de ver cómo buscan la excelencia todos los días. Me tocó el inmenso honor de entregarles, por ejemplo, esa calificación, el ISO9000, que certifica la excelencia en los procesos a la Fuerza Aérea, que en ese momento, ya hace unos años, era la primera fuerza que lograba conseguir esa calificación.

Pero también he tenido el enorme privilegio de estar al lado de la Fuerza Aérea y de estar pendiente de todas sus operaciones.

Si hoy estamos acariciando la posibilidad de la paz; si hoy el país ya está pensando en el pos conflicto, eso se debe en muy buena parte al trabajo y a la eficacia de los hombres y mujeres de nuestra Fuerza Aérea.  

Todas las operaciones que invirtieron la correlación de fuerzas militares en esta guerra que me propongo terminar, todas esas operaciones fueron realizadas con una participación importantísima, en muchas de ellas diría en la mayoría, determinante de la Fuerza Aérea.

Recuerdo muy bien cuando reuní a los jefes de inteligencia de todas las fuerzas: del Ejército, de la Armada, de la Fuerza Aérea y de la Policía. Asistió a esa reunión por parte de la Fuerza Aérea el general Pinilla, entonces coronel. Y ahí comenzamos a cambiar una parte importante de la doctrina y de la forma de operar. Ahí comenzamos a establecer la necesidad de trabajar en equipo, de compartir la inteligencia.

Hoy veo que el Plan Púrpura que también tiene como objetivo integrar a las fuerzas, está en plena vigencia: cuando observo cómo comandantes de compañía a una oficial de la Armada y a un oficial del Ejército, en estas ceremonias y en este evento de la Fuerza Aérea.

Ese cambio en la forma de compartir la inteligencia tuvo un efecto determinante en la forma de operar. Acortamos los tiempos desde el momento en que se recibía la información, y en el momento en que se realizaban las operaciones. Lo acortamos en una dimensión bien importante. De una semana hasta 15 días, a 12 horas 18 horas.

Y eso fue contundente en la eficacia de nuestras fuerzas armadas. Y recuerdo muy bien que desde esta misma base de Apiay, salió la operación que dio de baja utilizando esa nueva metodología ese nuevo esquema, a alias “Negro Acacio”, que era el responsable de todo el tráfico de drogas y el tráfico de armas, prácticamente en toda esta mitad del país.

Y luego siguieron, operación tras operación en donde la Fuerza Aérea siempre estuvo presente: La operación contra el “Mono Jojoy”, el símbolo del terror, se hizo desde esta base. La operación Armagedón, donde se dieron de baja 41 cabecillas de las FARC en Vistahermosa, se hizo desde esta base. La operación que dio de baja a otros objetivos de alto valor en muchas partes del país, fueron operaciones donde la Fuerza Aérea tuvo un papel protagónico y determinante.

Recuerdo también cuando yo entrevistaba a los desmovilizados en mi calidad de Ministro de Defensa, me gustaba preguntarles: ¿Por qué se estaban desmovilizando? ¿Qué sentían? ¿A qué le tenían miedo? ¿Cuál era su forma de vida? Y tal vez, todos, no hubo excepción, me decían que a lo que más miedo le tenían era a los aviones de la Fuerza Aérea.

Que cuando oían esos aviones salían despavoridos. Y ahí estaba una parte importante de nuestra ventaja estratégica: En el aire. Por eso ustedes, los miembros de la Fuerza Aérea, pueden sentirse muy orgullosos de que ésta victoria, porque la paz es la victoria para cualquier soldado, ésta victoria es de ustedes.

Pero ese ha sido parte de su trabajo. Ustedes, todos los días, buscan la excelencia y la han adquirido con mucho sacrificio en el combate, con mucha disciplina en el entrenamiento. Esa experiencia, esa disciplina los ha convertido en un ejemplo para el mundo entero.

¿Quién se iba a imaginar hace unos años que la Fuerza Aérea Colombiana iba a ser invitada a los grandes eventos internacionales donde van las fuerzas aéreas élite del mundo, las mejores? Ya Colombia pertenece a ese club, ustedes pertenecen a ese club exclusivo.

La operación Red Flag en Estados Unidos, la Red Flag en Canadá, y otras operaciones, en donde solamente los mejores son invitados.

Y la Fuerza Aérea Colombiana ahora es partícipe y socia de ese club exclusivo. Ustedes se están entrenando, pilotos y fuerzas de otros países que han visto su eficacia, no sólo en el combate contra la guerrilla sino contra otros fenómenos de violencia y de crimen y de delincuencia.

Sus capacidades para hacer interdicciones frente al narcotráfico son señaladas como un ejemplo para el mundo y los resultados están a la vista. Y quiero aprovechar la oportunidad para destacar el trabajo de nuestras Fuerzas, de todas: Ejército, Armada, Fuerza Aérea, la Policía, en la lucha contra el narcotráfico.

Porque unas estadísticas señalaron que ha aumentado el número de hectáreas cultivadas en coca, algunos están diciendo que hemos bajado la guardia en la lucha contra el narcotráfico, que hemos abandonado esa pelea.

Nada más lejano a la realidad.

En solamente este año, entre enero y noviembre, se incautaron 238 toneladas de cocaína.

¿Cuánto vale esa cocaína?: Vale 7.000 millones de dólares.

¿Cuánto es eso?: Lo que puede costar el Metro de Bogotá.

Eso es lo que han incautado nuestras fuerzas armadas incluyendo la Fuerza Aérea solamente en este año y representa 80 por ciento de aumento frente a lo incautado el año pasado.

Se han neutralizado más de 2.400 miembros de las bandas criminales dedicadas al narcotráfico. Se han destruido más de 2.800 laboratorios, 70 por ciento más que en el año 2014. Se han inmovilizado, óigase bien, 144 aeronaves –casi que una cada dos días-. Se han cumplido las metas de erradicación, y ya está en marcha un nuevo plan que esperamos sea mucho más efectivo para combatir los cultivos ilícitos para los próximos cinco años, donde vamos a invertir 600 millones de dólares adicionales con la colaboración del Gobierno de los Estados Unidos.

O sea que, quienes dicen que hemos bajado la guardia se equivocan de cabo a rabo.

Lo que hemos hecho es intensificar la lucha contra cada uno de los eslabones del narcotráfico y hasta que el mundo no acuerde un método más eficaz para combatir ese flagelo, que llevamos 40 años desde que se declaró la guerra al narcotráfico en Naciones Unidas, nosotros seguiremos aplicando la fuerza, la contundencia de nuestras Fuerzas Armadas para combatir este mal que tanto daño nos ha hecho.

Si hay un país que ha sufrido con el narcotráfico en el mundo ha sido Colombia, pero ustedes, los miembros de la Fuerza Aérea y los miembros de todas las fuerzas armadas, también pueden sentirse muy orgullosos porque ninguna fuerza de ningún país del mundo ha hecho tanto -y así lo he dicho en las Naciones Unidas- como ustedes en la guerra contra el narcotráfico declarada hace 40 años en Naciones Unidas.

Aquí también estamos haciendo operaciones donde la Fuerza Aérea está presente casi que a diario. Acabamos de condecorar a unos valientes miembros de la Fuerza Aérea y a otras personalidades por sus servicios a la patria, por sus servicios a la Fuerza Aérea.

Varios de ellos condecorados por haber participado en operaciones contundentes como la que se hizo contra ese narcotraficante que se hacía pasar por guerrilla, alias “Megateo”. Estábamos detrás de él hace muchos años, desde que yo era Ministro de Defensa.

Me acuerdo muy bien cuando lo subimos a esa lista de objetivos de alto valor. Finalmente cayó, como caerán todos los que sigan combatiendo al Estado y delinquiendo.

Finalmente cayó en una operación con participación contundente y determinante de la Fuerza Aérea.

Alias ‘Becerro’ el responsable de la masacre de Bojayá, cayó en una operación donde la Fuerza Aérea fue determinante.

Alias ‘Recorte’ del ELN responsable del secuestro de 121 personas en la iglesia La Maria en Cali y otras 94 en la vía Cali-Buenaventura, cayó en una operación donde la Fuerza Aérea fue determinante.

La neutralización de alias “Román Ruiz” que sucedió a alias “Iván Ríos”, responsable del secuestro del General Álzate, también estuvo presente en una forma determinante la Fuerza Aérea.

De manera que lo que tienen ustedes son motivos para sentirse orgullosos, pero no solo eso. La FAC no solo despliega sus alas para combatir el crimen y la ilegalidad, también hace una labor humanitaria realmente excepcional.

Le lleva bienestar y ayudas a los más vulnerables, y ahí también la Fuerza Aérea se ha mostrado como un ejemplo.

Recuerdo muy bien a la Presidenta de Costa Rica implorando para que les dejara más tiempo a los pilotos y los helicópteros de la Fuerza Aérea una vez que los enviamos a ayudar en una tragedia humanitaria.

Pero aquí en Colombia cada vez que hay una necesidad, ahí está la Fuerza Aérea.

Con los incendios que tuvimos infortunadamente en estos últimos meses a raíz de este Niño que nos ha castigado tan duro, ahí estaba siempre presente ayudando con todas sus capacidades la Fuerza Aérea.

Cada vez que hay algún desastre que requiere el transporte de personal o de líderes o de cualquier tipo de ayuda, ahí está la Fuerza Aérea.

Esa labor es igualmente importante e igualmente encomiable. Este año solamente, la Fuerza Aérea ha realizado más de 1.300 operaciones humanitarias.

Hace unas semanas estuvo en la jornada de apoyo integral en la Guajira. En beneficio de 1.500 compatriotas Wayuu, llevo médicos especialistas, toneladas de víveres, agua.

¡Lo que apoyó la Fuerza Aérea a nuestros compatriotas cuando se presentó el cierre de la frontera con Venezuela!

Por eso les decía yo al principio que interpreto a todos los colombianos cuando les digo: ¡Felicitaciones y gracias!

Por eso ustedes, nuestras Fuerzas Armadas, son las instituciones más apreciadas de todas las instituciones en el país por los colombianos. Eso no es por coincidencia, es por el trabajo diario que la gente observa, ve y agradece que hacen nuestros soldados de tierra, mar y aire y nuestros policías.

Y lo continuarán haciendo si alcanzamos esa paz.

La Fuerza Aérea seguirá cumpliendo con todas sus capacidades, con todo lo que ha adquirido hasta el momento, su labor como una pieza fundamental de nuestras Fuerzas Armadas.

Hoy podemos decir, y lo digo yo con orgullo, que tenemos la mejor Fuerza Aérea de toda nuestra historia en capacidades, en equipos, en eficacia y ese mejoramiento continuo, esa excelencia se va a mantener, porque ese es el espíritu que se respira en esta gran institución como es la Fuerza Aérea Colombiana.

De manera que ustedes con esa disciplina, con ese amor por la patria y por su institución, seguirán sirviéndole a este país y este país seguirá agradeciéndoles su trabajo.

¡Porque así, así se va a las alturas!

Muchas gracias.