Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Noviembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la posesión Ministro Consejero de Postconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, Rafael Pardo Rueda

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la posesión Ministro Consejero de Postconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, Rafael Pardo Rueda

 Bogotá, 24 nov (SIG).

Viendo al nieto Martin me recordaba, presidente Gaviria, cuando usted me posesionó a mí. Usted también estaba de bastón en esa época porque había tenido un accidente y mi hijo estaba exactamente en esa edad y hacia lo mismo, de manera que tiene futuro.

Qué bueno poder posesionar a Rafael Pardo por segunda vez en este Gobierno. Yo me acuerdo perfectamente cuando lo posesioné como el nuevo Ministro de Trabajo recién creado nuevamente el Ministerio de Trabajo.

Dije en ese momento que conozco sus habilidades, conozco su destreza, conozco su profesionalismo y que en ese momento, decía, preferí tenerlo de mi lado que del lado contrario. Y creo que fue una buena decisión porque hizo un Ministerio de lujo.

Y que bueno que hoy regrese al Gobierno en una posición de inmensa importancia y para lo cual Rafael Pardo está prácticamente predestinado porque toda su carrera, de cierta forma, lo ha ayudado a formarse para hacer una buena labor en esta nueva posesión que va a ser fundamental para el futuro del país.

Rafael fue, como ustedes saben, el Director del Plan Nacional de Rehabilitación del gobierno del doctor Virgilio Barco, ahí esa experiencia que tuvo que fue además una experiencia muy productiva, le ha servido mucho para aprender ese manejo en las zonas de conflicto, en las zonas alejadas.

Como consejero de paz conoce como pocos lo que significa un proceso de paz, todos sus problemas, sus dificultades, sus complejidades. Luego como Ministro de Defensa, tomó el papel de las Fuerzas Armadas y de la Fuerza Pública, y en las zonas también de conflicto.

Luego también como Ministro de Trabajo y sus experiencias en otros menesteres. Por eso, yo no hubiera escogido o contratado lo que llaman los headhunters y se va por el país entero tratando de buscar una persona más apropiada para este puesto en este momento, no la hubiera podido encontrar.

Afortunadamente lo teníamos ahí a la mano y con mucha generosidad el doctor Rafael, cuando le ofrecí este cargo, no dudó en aceptarlo porque siempre ha sido una persona muy comprometida con el país. Ha sido un verdadero servidor público y aquí va a poder hacerle un inmenso servicio al país.

El posconflicto es, yo diría la mitad, de un proceso de paz. Proceso mismo con todas sus dificultades llega a un momento, la implementación de los acuerdos, lo que viene después que es la verdadera construcción de la paz tiene muchísimo que ver con la forma cómo se administra, se coordina, se diseña el llamado posconflicto, otros lo llaman el pos-acuerdo.

Hay diferentes nombres pero la firma de los acuerdos es el momento en que silencian los fusiles, pero el momento en que comienzan otro tipo de dificultades. Dificultades de la implementación de los mismos acuerdos, dificultades que tienen que ver con cambios de mentalidades, gente que ha vivido en la guerra durante tanto tiempo que tiene que cambiar de actitud, cambiar su forma de pensar, cambiar la forma como ven a sus adversarios o a sus antiguos adversarios.

Todo eso lleva una serie de responsabilidades que determinarán si el proceso finalmente es exitoso o no. Cuando uno estudia los procesos de paz, el mundo entero se da cuenta como la implementación de los acuerdos, el posconflicto, es realmente lo determinante.

Yo estudiaba, analizaba, y discutía hace unos días con los negociadores de paz en Filipinas y el negociador de paz de Indonesia, como unos han tenido una serie de dificultades en la implementación, en el caso de Filipinas, y cómo hicieron una implementación de los acuerdos muy exitosa que fue el caso de Indonesia.

Y escuchándolos, diciendo, cómo es de importante por ejemplo abreviar los tiempos entre el momento en que se firman los acuerdos y el momento en que se comienzan a implementar. Por eso la eficacia de la forma como el Estado puede comenzar a implementar los acuerdos, pues determina en buena parte su éxito.

Todos los países que han dejado mucho tiempo entre el momento en que se firman los acuerdos y el momento en que comienza la implementación de los acuerdos, han tenido serios problemas. Serios problemas de seguridad, serios problemas de confianza y serios problemas de cumplimiento de los acuerdos.

Por eso acortar los términos es tan importante, y ahí lo que estamos haciendo en el Congreso. El proyecto de acto legislativo que el Congreso tiene en sus manos en este momento en la Cámara de Representantes, lo único que busca es eso, es acortar los tiempos para que las leyes y todas las decisiones que tienen que tomarse para poder iniciar la implementación de los acuerdos se haga a la mayor brevedad posible, y ese es el propósito de este proyecto de acto legislativo, no es ningún otro.

Por supuesto, los que no les gusta y nunca les ha gustado este proceso, pues comienzan a dispararle desde todos los ángulos a decir que esto es una usurpación de poderes y a exagerar las propuestas que hay para facilitar, porque es el único objetivo: La implementación de los acuerdos.

Inclusive el plebiscito, aquí veo el ponente, al doctor Armando Benedetti, que le agradezco mucho la forma como usted ha venido promoviendo ese plebiscito. Ese plebiscito no es nada diferente al cumplimiento de un compromiso que yo asumí hace cinco años cuando iniciamos el proceso. Compromiso que no tenía que asumir, que no estaba obligado hacerlo.

Simplemente pensé que era un acto de responsabilidad con el país, que daba confianza al proceso: que lo que se acuerde se sometiera a algún tipo de refrendación.

Nunca me he bajado de ese compromiso.

Nunca se había decidido cuál era el mejor tipo de refrendación. Se discutieron todos y se fueron descartando uno por uno, lo que la guerrilla pretendía desde el comienzo, que la refrendación se hiciera a través de una asamblea constituyente. Eso lo tenemos totalmente descartado. Eso no es una refrendación, eso es una renegociación de todo lo que se hizo. Una constituyente inmediatamente lo que puede hacer es nos olvidamos de lo que se hizo y comenzamos borrón y cuenta nueva.

Esa no es ninguna refrendación.

Un referendo. Tenemos las experiencias de referendos que la propia Corte Constitucional lo dice en forma muy clara: tiene que especificar cada punto y cada punto tiene que ser votado.

Imagínense ustedes si vamos a someter a votación todos y cada uno de los puntos que se acuerden. Qué tal que salga la mitad que sí y la mitad que no. ¿Entonces dónde queda el acuerdo de paz?

El acuerdo de paz es un paquete, un paquete que tiene cosas buenas y cosas menos buenas. Pero que el pueblo colombiano tendrá la oportunidad de sopesar: Esta es la paz, este es el precio para llegar a esa paz, y estos serán los beneficios de  esa paz.

Y por el otro lado, este es el precio de mantener las cosas como están: continuar la guerra 20 o 30 años más. Y el pueblo escoja: compra la paz o seguimos en guerra. Así de sencillo.

A unos no les gusta que hagamos la pregunta de esa forma, pero es que esa es la forma de hacer la pregunta. Porque no hay de otra.

Eso es lo que el pueblo va a decidir. Y entre más pronto lo decida, más pronto iniciamos toda esta implementación. Y por eso a usted le tocará, doctor Pardo, un trabajo muy intenso a partir de este momento. Creo que ya comenzó.

Va a tener que coordinar, por ejemplo, todo lo que ayer aprobamos en un Conpes. Ayer se aprobó la creación de un fondo de fondos, donde se va a recibir toda la plata de cooperación. Hay muchos países que quieren ayudar. Muchas entidades multilaterales que están buscando la forma de colaborar con el posconflicto.

Yo voy esta semana, este fin de semana, a Europa a la creación de uno de los fondos que ya está en marcha, que ha promovido el Banco Interamericano de Desarrollo, que tiene que ver con la parte del medio ambiente.

La paz tendrá un altísimo dividendo en materia de medio ambiente. Porque este conflicto que ha promovido, entre otras cosas el narcotráfico, se traduce en mayor deforestación.

Y la paz lo que nos va a traer es una gran oportunidad de contener esa deforestación.

Uno de los puntos del acuerdo es precisamente que se compromete la guerrilla a colaborar con el Estado para reemplazar los cultivos ilícitos por cultivos lícitos. Ahí vamos a ver un impacto positivo en materia de deforestación.

También en minería ilegal, el daño que está haciendo al medio ambiente la minería ilegal es infinito. Ahí también vamos a tener un altísimo dividendo. Y ahí se va a crear uno de los fondos a renglón seguido, eso va a ser en París.

El martes estaré en Bruselas firmando la eliminación de la visa Schengen para los colombianos. A partir del miércoles los colombianos podremos ir a los 26, 27 países de Europa sin necesidad de visa, cosas que es también un paso importantísimo. Y ahí vamos también a discutir la forma como la Unión Europea va a colaborar, porque ellos están haciendo un fondo para canalizar los recursos de la Unión Europea hacia el posconflicto.

Entonces ahí tenemos ya dos fondos. Y hay muchos más.

Entonces ayer creamos un fondo que va a administrar los diferentes fondos, y a usted le tocará un papel muy importante de la coordinación y ejecución de esos recursos. Porque algunos fondos irán hacia la sustitución de cultivos ilícitos, otros hacia la construcción de vías terciarias; otros hacia el desarrollo de proyectos productivos agrícolas, con énfasis en un producto o en otro. Todo eso es lo que hay que diseñar muy bien, hay que planear y hay que ejecutar.

Y ese va ser su responsabilidad doctor Pardo.

De manera que no es pequeña esa responsabilidad. Tendrá por supuesto, toda mi colaboración, todo mi apoyo, el apoyo de todos los ministros; como se lo dije este es un trabajo en equipo, vamos a trabajar todos en la misma dirección porque del éxito del posconflicto, en cierta forma, dependerá el éxito de la paz.

O sea, su éxito será nuestro éxito y el éxito del país. Y por eso le deseo lo mejor, lo felicito y a trabajar.

Muchas gracias.