Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Octubre > Alocución del Presidente Juan Manuel Santos sobre las próximas elecciones regionales

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Alocución del Presidente Juan Manuel Santos sobre las próximas elecciones regionales

 Bogotá, 23 oct (SIG).

Queridos colombianos:

Este domingo millones de ciudadanos tendrán en sus manos el destino de sus ciudades, de sus pueblos, de sus departamentos.

No es una elección cualquiera: los alcaldes, gobernadores, concejales, diputados y ediles son los que determinan muchos aspectos de nuestra vida diaria como la seguridad, la movilidad y los servicios públicos, que nos afectan directamente a nosotros y a nuestras familias.

Por eso debemos ser especialmente cuidadosos, especialmente responsables, a la hora de votar. De la forma en que votemos dependerá cómo vamos a vivir y cómo será nuestro entorno en los próximos años.

Hay candidatos y candidatas muy buenos, con ganas de servir, con experiencia, con capacidad, con valores y honestidad. Es a ellos a los que tenemos que elegir.

No podemos cometer el error de votar por quienes son de dudosa conducta o antecedentes, de elegir a los que ofrecen cualquier cosa a cambio de su voto, a los que amenazan con exclusiones de los programas sociales, o a los que tengan cuentas pendientes con la justicia.

El que vote por alguien que compre su voto, está votando por un deshonesto, y sabe que con esa deshonestidad van a manejar el municipio o el departamento.

Necesitamos mandatarios sin tacha, sin sombras, que estén decididos a trabajar por su comunidad.

El futuro de nuestras comunidades, de nuestras familias,  está en nuestras manos. Si elegimos mal, ¡después no podemos quejarnos!

Las autoridades locales y regionales que vamos a elegir tendrán, además, una gran responsabilidad pues –si logramos terminar el conflicto armado en los próximos meses– serán las encargadas de implementar las medidas que nos permitan una transición exitosa a la paz, con programas productivos, de seguridad, de reconciliación.

¡Qué trascendental decisión la que tenemos en nuestras manos!

En esta oportunidad, las autoridades electorales –apoyadas por el Gobierno nacional– han trabajado más intensamente que nunca para que tengamos unas elecciones limpias, transparentes, y para prevenir y combatir delitos electorales como el trasteo de votos, que altera fraudulentamente las mayorías ciudadanas en muchos municipios.

Precisamente por eso se anularon miles de inscripciones dudosas. Para evitar el fraude.

Es un logro del Estado en su conjunto, reconocido incluso por la Misión de Observación Electoral de la OEA que preside el ex presidente de Guatemala Álvaro Colom, y que no puede desvirtuarse por las eventuales fallas que se hayan podido cometer en los procedimientos, las cuales han sido corregidas en su mayoría.

Pero algo muy importante: si alguien considera que su inscripción ha sido anulada injustamente, puede votar de todos modos en el sitio donde lo hizo en la ocasión anterior o –si vota por primera vez– en donde le expidieron su cédula.

¡Tenemos que hacer de estas las elecciones más democráticas, transparentes y tranquilas!

De parte del Gobierno nacional, puedo asegurarles que los dispositivos de la fuerza pública están listos para garantizar la tranquilidad durante la jornada electoral, que debe ser la más pacífica de los últimos tiempos, al igual que los tres últimos meses han sido los menos violentos en al menos 30 años.

De hecho, gracias al gran esfuerzo que hicimos con la Policía y la Unidad Nacional de Protección –en coordinación con los partidos– para brindar esquemas de protección a los líderes y candidatos, esta campaña ha sido la de menor número de hechos violentos de las últimas décadas.

Di instrucción a los ministros y viceministros para que el domingo se distribuyan por todo el país, contribuyendo a vigilar el desarrollo normal de las elecciones, y su transparencia.

Y hemos dado la bienvenida a la misión de observación electoral de la OEA y a todas las organizaciones veedoras, porque estas elecciones deben ser un ejemplo de democracia libre y abierta.

Pero les recuerdo: ¡Depende de ustedes! ¡Depende de todos nosotros!

Insisto: voten en conciencia, voten bien, no les hagan el juego a candidatos deshonestos.

Escojan con libertad –según sus preferencias– a los mejores, a los más pulcros, para su municipio o departamento.

Y recuerden: si elegimos mal, ¡no podremos quejarnos!

VOTAR BIEN, POR LOS MÁS HONESTOS, ¡ES LA CONSIGNA!