Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Octubre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante su saludo a la Misión Observación Electoral Internacional

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante su saludo a la Misión Observación Electoral Internacional

 Bogotá, 24 oct (SIG).

Decirles, ante todo, muchas gracias. Muchas gracias por su presencia aquí. Son, tengo entendido, 72 observadores de 23 países. Para Colombia esto es muy importante: su presencia aquí, su trabajo, el hecho que estén verificando y validando, legitimando nuestra democracia, es algo que a nombre de mi país les agradezco enormemente. Toda democracia debe buscar precisamente eso: ser cada vez mejor. La democracia es un ejercicio de mejoramiento continuo. La democracia por naturaleza es imperfecta. Las elecciones son un componente indispensable de cualquier democracia y su legitimidad también lo es. Por eso el trabajo de ustedes es tan importante.

Las elecciones no es lo único que hace que un país tenga una democracia actuante, pero sí es lo que llaman los matemáticos una condición necesaria, indispensable.

Por eso entre más transparencia, entre más la gente sienta que las pruebas de fuego han sido transparentes, han sido acatadas, que todo el mundo sienta que tuvieron las mismas oportunidades, eso legitima sin duda alguna cualquier democracia. Por eso les agradezco tanto que ustedes estén aquí.

Todo el sistema electoral, como componente del sistema democrático, es imperfecto, sobre todo cuando se trata de la lucha por el poder.  Decían los clásicos que la lucha por el poder es lo que infortunadamente saca lo peor de la condición humana. Eso lo ve uno muchísimas veces, sobre todo en las elecciones.

Por eso es tan importante que se haga el mayor esfuerzo posible, como lo han hecho nuestras autoridades electorales, a quienes también quiero agradecer y felicitar, para que estas elecciones sean unas elecciones transparentes, con los niveles más altos, con los estándares más altos, para que la gente aquí en Colombia y en el mundo, afuera de Colombia, nos observen cada vez con mejores ojos.

El esfuerzo para hacer de estas elecciones diría las más pacíficas y tal vez las más importantes en muchísimo tiempo ha sido monumental. Usted lo ha podido verificar: la logística, el transporte.

En materia de seguridad, espero –hasta ahora podemos decir que va a ser así– que están sean las elecciones más tranquilas, más pacíficas que hayamos tenido en nuestra historia reciente.

Entre otras cosas, porque estamos en un proceso de cese al fuego unilateral por parte de las Farc, que ha facilitado enormemente que en ciertos sitios del país, en ciertas regiones, se dé el certamen democrático sin ningún problema y sin ninguna interferencia.

Se ha hecho un esfuerzo también para combatir diferentes delitos electorales. Yo creo que por primera vez se hizo un esfuerzo real, un esfuerzo efectivo en contra de eso que todos en Colombia sabíamos que sucedía, pero que en el fondo nadie lo atacaba como debería ser, y es la trashumancia.

Por fortuna nuestras autoridades electorales, la Registraduría, la Procuraduría, la Misión de Observación Electoral, todos se pusieron de acuerdo para, como dicen, tomar el toro por los cachos, por los cuernos, y afrontar este problema. Se tomaron medidas drásticas que espero sean permanentes para evitar ese delito de la trashumancia, y que nos dimos cuenta que era mucho mayor al que estábamos nosotros pensando que existía en nuestro sistema electoral.

Creo que es un paso importante. Por supuesto que este tipo de medidas generan reacciones, los afectados por supuesto, los que estaban acostumbrados a elegir alcaldes, elegir gobernadores o cualquier funcionario usando la trashumancia, pues por supuesto no son los que están más contentos con este tipo de medidas.

También quiero resaltar lo que se ha hecho, sobre todo en estos últimos días, en contra de la utilización del dinero en las elecciones, en la compra de votos. Se han venido incautando una serie de dineros en diferentes regiones del país. Ya están por el orden de los 1.500 millones de pesos. Ese esfuerzo hay que continuarlo.

La financiación de las campañas electorales, ustedes lo saben mejor que yo, es un motivo de discusión eterno, permanente. ¿Quién las debe financiar? ¿Cómo se deben financiar? Si están financiadas por el Estado. En aquellos países donde así sucede, entonces comienzan a decir que eso no es lo mejor, porque el Estado puede en alguna forma ser parcial por algún candidato.

Los que tienen financiación privada que también eso no es lo mejor porque los intereses privados entonces entran a jugar con demasiada fuerza en el sistema político. Siempre habrá una discusión.

Lo que sí es común a todo es que la compra de votos debe ser combatida con toda la eficacia. Por eso también celebro que la Fuerza Pública, la Fiscalía, la Procuraduría estén trabajando en esa dirección.

Estas elecciones también van a tener un elemento muy importante, para mí como Presidente y para Colombia como nación, como democracia. Y es que los alcaldes, los gobernadores, los concejales, los disputados y los ediles que van a ser elegidos, les va a corresponder esa transición de un país en guerra a un país en paz. Es una transición que para la democracia colombiana es de una inmensa importancia.

Nosotros los colombianos y ustedes, observadores internacionales, les puede resultar un poco extraño que yo diga lo que voy a decir: los colombianos nos acostumbramos a la guerra, porque es que vivimos en guerra demasiado tiempo. Este conflicto armado tiene más de 50 años y mucha gente hoy, cuando uno les explica las bondades de la paz y las bondades de dejar la guerra finalmente, sienten temor o por lo menos ansiedad al cambio.

A esos extremos hemos llegado y por eso es tan importante lograr esa transición hacia la paz. Por eso tan importante que todos los funcionarios, todos los elegidos en estas elecciones, sean conscientes de esa enorme responsabilidad que van a tener, porque al fin y al cabo la paz se va a construir realmente en las regiones, con participación de gobernadores, de alcaldes, de concejales, de diputados. Por eso le doy tanta importancia a estas elecciones.

Somos el único país en todo el hemisferio occidental con un conflicto armado. Si logramos la paz, nos quedan 152 días máximo: el 23 de marzo fue la fecha que acordamos con las Farc como la fecha límite para firmar el fin del conflicto. Digo fecha límite porque pienso que podríamos firmar esa paz antes del 23 de marzo. Si hay voluntad política, por parte del Gobierno está toda, para firmar antes, podremos firmar antes.

Ya hemos logrado unos avances que parecían imposibles hace unos años. Ha sido un proceso complejo. Terminar una guerra de 50 años es un proceso muy difícil, pero hemos ido avanzando con paso lento pero seguro, haciendo las cosas como deben ser, aprendiendo de lecciones en otros países, de lecciones nuestras, de tantos intentos que hemos hecho para buscar la paz. Por eso hemos avanzando a un punto donde pienso, y ojalá tenga razón, llegamos a un punto irreversible. Lo que nos queda lo podemos negociar en estos máximo 152 días.

Eso convierte a toda la región, a todas las Américas, en una región con democracia y con paz. Ese no es un logro insignificante, es un paso muy importante. Y seguir luchando por profundizar nuestras democracias y por mantener la paz, en un mundo que hoy está sufriendo más de 22 conflictos, ese va a ser un paso de enorme importancia.

Eso es lo que la región también tenemos que hacer. Ustedes, observadores electorales, cumplan con el deber aquí en Colombia de verificar que estas elecciones son transparentes, que estas elecciones son legítimas. Ese es un papel que se tiene que realizar en todas las democracias de la región, para ir profundizando y fortaleciendo nuestras democracias.

Mañana hay elecciones en Argentina, en menos de mes y medio habrá elecciones en Perú, en Venezuela. El caso de Venezuela, que ha tenido mucho ruido. Ahí yo me atrevería a solicitarle respetuosamente al Gobierno venezolano que, por favor, autorice lo más pronto posible al jefe de la misión que se sugirió, al exministro brasilero, Nelson Jobim. Lo conozco personalmente. Fue Ministro de Defensa, fue Presidente del Consejo Electoral Brasilero, fue Presidente de la Corte Suprema de Justicia. Nosotros en Colombia respaldamos ese nombre. Creo que eso nos da garantías. Y también que se acelere la definición de cómo va a operar la Observación Electoral. Si no es una Observación Electoral que genere la credibilidad y genere las garantías suficientes, a Colombia, y yo me temo que a los demás países o a algunos de los demás países de la región, nos resultaría muy difícil participar en esas elecciones.

Por eso mi llamado es que aceleremos también los procesos, como los hicimos aquí en Colombia, como se está haciendo en Argentina, como se está haciendo en Perú, también en Venezuela. Todos ganamos, la región gana, gana el sistema democrático que todos estamos comprometidos a defender.

Nuevamente a todos los observadores, muchas gracias. Muchas gracias por su labor. Yo espero que no hayan tenido ningún tipo de dificultad, ningún tipo de obstáculo, que hayan podido y que puedan ir a donde ustedes consideren. Que puedan escudriñar lo que ustedes necesiten, porque esas han sido las instrucciones que le he dado al Ministro. Sé que el Consejo Electoral, las autoridades electorales están con la misma tónica, con el mismo enfoque, de hacer de estas elecciones las más transparentes y las más pacíficas de nuestro pasado reciente.

De manera que muchas gracias por su presencia aquí en nuestro país. Les reitero nuestra total disposición en lo que queda del certamen electoral para ayudarlos a que ustedes cumplan con su deber, porque si ustedes cumplen con su deber gana la democracia colombiana, gana la democracia de todo el continente y ganamos todos.

Muchas gracias.