Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Octubre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del acta de inicio de la vía Yatí-Bodega, en Mompox

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del acta de inicio de la vía Yatí-Bodega, en Mompox

 Mompox. Bolívar, 31 oct (SIG).

Gobernador (Juan Carlos Gossain) muchas gracias por sus palabras. Alcalde (José Orlando Rojas), muchas gracias por sus palabras.

Y es muy satisfactorio para un gobernante estos momentos. Como decía el Gobernador –y hay muchas formas de expresarlo– hay momentos de tristezas, momentos de dificultades y también hay momentos de alegría. Unas de cal, otras de arena.

Y este es un momento de alegría por muchos motivos. Y qué bueno estar aquí en Mompox para expresar esa alegría.

Efectivamente he sido el Presidente en la historia de Mompox –que es muy larga, que se confunde con la historia de nuestro país– que más ha venido a este gran sitio tan simbólico, tan lleno de historia, tan importante.

Y efectivamente en la mayoría de los casos he venido con noticias buenas, en  algunos casos he venido por dificultades que ustedes han sufrido.

Me acuerdo muy bien de un par de veces, cuando estábamos en la mitad de la ola invernal que tanto nos afectó, que tanto afectó a toda esta zona, que tanto afectó a Colombia. El peor desastre natural de toda nuestra historia.

Me tocó al día siguiente de posesionarme, el 7 de agosto del año 2010, venir a afrontar ese problema, a La Mojana, a ayudar a los damnificados y a todo el país, ayudando a ver cómo íbamos a confrontar semejante situación.

Y les dije en ese momento: el pueblo colombiano no se arruga ante las adversidades. El pueblo colombiano se crece.

Y les pedí que nos uniéramos para afrontar ese desastre y que hiciéramos todo lo posible para que la mayor cantidad de gente que había sido afectada por esa ola invernal, al final resultara mejor, en mejor posición de lo que estaba antes del desastre.

Se lo dije a los alcaldes, se lo dije a los gobernadores: hagamos ese esfuerzo. Que esto sea un estímulo para trabajar mucho más.

Y yo puedo decir con mucha satisfacción que ese objetivo se logró por todos los municipios que fueron afectados.

Haciendo un balance, un inventario con el Fondo de Adaptación –entre otras muchas entidades, porque el Fondo de Adaptación nació de ese desastre, nos tocó crear toda una institucionalidad nueva para afrontar el desastre y el Fondo de Adaptación fue una de esas instituciones que se creó con esa emergencia que se decretó– y hemos venido haciendo ese inventario. Y podemos constatar los cientos de miles de damnificados que hoy tienen una vivienda, que antes si acaso tenían un cambuche.

La cantidad de colegios que quedaron mejor por la reconstrucción que sufrieron, o los municipios que no tenían colegios, o no tenían puestos de salud, o no tenían acueductos, que hoy tienen.

Y ese es un momento de alegría como el de hoy. Porque estamos cumpliendo con lo que prometimos, porque estamos avanzando en ese objetivo de darles prosperidad a todos los colombianos.

Me acuerdo muy bien del Acuerdo para la Prosperidad Número 100, Gobernador, como usted lo mencionaba, donde asumimos una serie de compromisos. Para Mompox, para Bolívar.

Y esos compromisos los hemos venido cumpliendo uno tras otro.

Aquí en Mompox pues ustedes han conocido todo lo que se ha hecho. Las obras que se han hecho a través del Ministerio de la Cultura; las obras que se han hecho a través del Ministerio de Industria y Turismo; los kioscos digitales que hemos puesto en funcionamiento, 20. El alcantarillado que usted me preguntaba, Alcalde, cuándo va ser el inicio de esa obra.

Le respondo: son 30 mil millones que ya están apropiados, la licitación se abre en diciembre de este año y se adjudica en febrero del año entrante. O sea que ese proceso ya está en marcha.

Aquí construimos cuatro Centros de Desarrollo Infantil. Nos hemos querido concentrar en la primera infancia, porque ahí en donde comienzan las desigualdades.

Si uno no cuida los niños cuando están recién nacidos, antes de llegar al colegio van a quedar rezagados de por vida.

Todo lo que hemos hecho en materia de infraestructura educativa, no solamente ahí en esos Centros de Desarrollo Infantil sino de los colegios. Las ambulancias que le hemos dado a Mompox; una fluvial y una terrestre. El Centro de Integración Ciudadana, este que acabamos de inaugurar.

Y por eso podemos decir, querido Alcalde, usted deja el poder aquí en Mompox, deja de ser Alcalde en dos meses. Pero puede irse con la satisfacción de haber hecho el mayor número de  obras en la historia de Mompox.

Y eso es algo que me complace mucho, porque quiero agradecerle. Esto es imposible de hacer si no hay una colaboración alcaldías, gobernaciones y Gobierno Nacional.

Solamente cuando se trabaja en forma coordinada se pueden obtener resultados..

Sí, si hemos tenido algunas diferencias. Que usted quisiera que se hiciera tal cosa primera y el ministro de turno en cualquiera de las obras que se hiciera después. Pero el resultado final, lo que le estamos dejando a Mompox no tiene precedentes en la historia de Mompox.

Y por eso qué bueno. Qué bueno que he venido 11 veces y seguiré viniendo cuantas veces sea necesario, porque este gran pueblo de Mompox, ustedes los momposinos, tienen un significado especial en el corazón de Colombia, tienen un sitio especial en el alma de los colombianos.

Y por eso qué bueno haber podido colaborar, haber puesto nuestro granito de arena para que ese aislamiento, inclusive escuchaba su himno, ’la opresión española’…

Mompox sí, se liberó de los españoles como se liberó Colombia de los españoles, pero permaneció oprimida durante muchísimos años, aislada.

Yo vine aquí hace cerca de 30 o 35 años. Me acuerdo, Mompox era como un sitio fuera de Colombia. Llegar a Mompox era imposible. Y eso se me quedó grabado en mi mente y en mi corazón.

Vine, me acuerdo, para la filmación de una película hace más de 30 años. Y dije este pueblo maravilloso hay que conectarlo con Colombia.

Y esta obra que hoy estamos dándole inicio hace precisamente eso. Esa obra,  como lo dice el Gobernador, es la obra más importante en la historia del departamento de Bolívar. El sur del departamento, que también había sido una región aislada, comienza a ser conectada, a tener comunicación con el resto del departamento y con el resto del país, en una forma mucho más efectiva y más eficiente.

Y querido Gobernador: hemos hecho usted y yo también obras muy importantes en todo el departamento. Y vamos a recorrer usted y yo este departamento desde hoy hasta el 31 de diciembre, para mostrarles a los bolivarenses también lo que se ha hecho, porque también puedo decir, sin lugar a dudas, que ningún Gobierno en la historia de Colombia ha invertido tantos recursos en el departamento de Bolívar. Nunca.

Por ejemplo, como este centro de integración, 26 hay en todo el departamento. Hemos invertido más del 53 por ciento adicional a lo que se invirtió en el Gobierno anterior, 13.5 billones de pesos, 44.8 billones, ocho veces más que los ocho años anteriores, del gobierno anterior.

Otro sueño, así como lo decían el Alcalde y el Gobernador, por generaciones se había soñado algo como lo que estamos iniciando hoy.

Lo mismo se puede decir, desde la época de nuestro Libertador Simón Bolívar cuando él dijo ‘yo tengo un sueño: que el río Magdalena se convierta en esa gran autopista, en esa arteria fluvial para economía colombiana’.

Pues ese sueño lo estamos convirtiendo en realidad.

Y poco a poco estamos haciendo navegable el río, le estamos dando ayuda económica que le va llevar prosperidad a todos los municipios ribereños.
                     
Hicimos una gran reforma a las regalías, para que las regalías no se quedaran concentradas en unos pocos departamentos, en unas pocas personas, sino que se distribuyeran equitativamente.

Bolívar, usted lo sabe Gobernador, resultó ampliamente favorecida con esa reforma. 1.1 billones de pesos en materia de regalías, que nos han dado oportunidad para hacer muchas de las obras que usted puede señalar.

Pero todo eso también se ha traducido en lo que a mí más me importa, en mejorar la calidad de vida de la gente, en elevar las personas  que están en la pobreza a que ya dejen de considerarse personas en la pobreza o la pobreza extrema. Para eso está mi ’ejercito social’.

Ustedes han hecho una labor extraordinaria.

Yo quiero decirles a ustedes hoy aquí en Mompox, hace 15 días estaba yo en las Naciones Unidas, en ese recinto tan importante para el mundo entero. Y Colombia fue distinguida por ser uno de los países del mundo entero que ha sido más efectivo en la lucha contra la pobreza extrema.

Y yo dije allá en las Naciones Unidas que eso no era obra mía, que yo tenía un ejército azul, un ejército social que trabajaba todos los días para buscar la forma de que millones de familias salieran de la pobreza extrema.

Y vamos a seguir luchando, porque nos queda mucho camino por recorrer, muchas familias todavía en la pobreza extrema. 

Por eso no podemos bajar la guardia y tenemos que seguir adelante. Pero gracias. Gracias por su trabajo, porque ya se están viendo los resultados.

Aquí en Bolívar, Gobernador, 150 mil bolivarenses dejaron de ser pobres gracias a la gestión, gracias al trabajo que hicimos juntos con estas inversiones sociales. 84 mil personas en Bolívar salieron de la pobreza extrema.

Y Bolívar hoy –qué bueno poder decirlo– es el primer departamento, el número uno, ¡el número uno!, en infraestructura educativa. Hemos hecho 520 proyectos de infraestructura educativa. Ningún otro departamento ha hecho tantos proyectos.
  
Y también Bolívar es el departamento número uno de todo el país en proyectos culturales, como los que aquí hemos hecho en Mompox, que son como 3 o 4. 310 proyectos culturales en Bolívar.

Y eso también ha significado que hemos podido bajar el desempleo.

¿Qué es lo que la gente pide? Oportunidades de empleo. Nos falta mucho todavía, todavía hay mucha gente desempleada, pero ahí vamos avanzando.

Estamos haciendo inversiones históricas en materia de acueducto y alcantarillado. En el país entero más de 5 millones de colombianos hoy tienen agua potable que antes no tenían. Hoy tienen alcantarillados 5.3 millones que antes no tenían. 

En Magangué vamos a optimizar el acueducto. Aquí está el alcalde electo. Se adjudica el 6 de noviembre, o sea la semana entrante.
      
Vamos a aumentar la cobertura y la prestación, para que sea 24 horas de servicio,  del acueducto de Maria La Baja. ¿Cuándo se adjudica?  El 11 de diciembre. Ya terminamos las obras para que todo el pueblo tenga alcantarillado.

Vamos a aumentar la prestación del servicio a 24 horas del acueducto Arjona-Turbaco. Se inician las obras a más tardar en enero. 

Ya es una realidad ese acueducto que tanto le prometieron –usted lo conoce muy bien, señor Gobernador– a Carmen de Bolívar.

A tal punto que yo fui a iniciar la primera fase del acueducto, abrí la llave, salió el agua y la gente me decía: ¡embuste, Presidente! Eso no es cierto.

Y yo quedé aterrado. ¿Cómo que no es cierto? Y fui y me moje.

Y me decían no, no le creemos.

Y yo dije este es el realismo mágico de Garcia Márquez. Sale el agua y la gente no cree que sea agua.

Pues tenían razón en no creer que fuera agua, porque durante todos los gobiernos anteriores habían ido a prometerles el acueducto y nadie les había cumplido.

Inclusive uno de esos gobiernos fue e hizo lo mismo. Abrió la llave pero el agua venia de un carrotanque y el carrotanque se fue.

Entonces ya finalmente Carmen de Bolívar tiene acueducto, todos los habitantes de Carmen de Bolívar tienen acueducto y tienen agua.

Claro que va uno y les dice aquí está el acueducto y por supuesto le dicen gracias Presidente. Y las calles, gracias Presidente. Y tal cosa y tal otra.

Porque de eso se trata, de ir satisfaciendo las necesidades de la gente y ahí seguiremos nosotros también trabajando.

En Carmen de Bolívar, querido Gobernador –usted está por supuesto más que invitado, porque usted es anfitrión– vamos a ir en los próximos días a entregar la casa gratis número 100 mil.

¿Por qué en El Salado, ahí al lado de Carmen de Bolívar?                

Porque El Salado también tiene una importancia simbólica. Un municipio que fue,  como todos los municipios del país o la inmensa mayoría, azotado por la violencia, por esta guerra que yo estoy empeñado en terminar.

Y no solamente vamos a entregar la casa número 100 mil, sino vamos a entregar esa carretera que también en El Salado decían que nunca se iba a poder construir, ente Carmen de Bolívar y El Salado.

Y eso es construir paz.

Por eso vamos a seguir, querido Gobernador, haciendo ese tipo de obras.

Yo podría seguir enumerando todo lo que hicimos. Pero le quiero decir varias cosas para terminar.

Primero. Yo le hice a usted, precisamente en Carmen de Bolívar, una promesa. Que si Bolívar quedaba ente los tres primeros puestos en los Juegos Nacionales,  la próxima sede de los Juegos Nacionales seria Bolívar.     

No se entusiasmen todavía. Van bien.

Nos tocó adelantar algunos de los juegos para que no coincidieran los Juegos Nacionales con los juegos mundiales, porque queremos que nuestros deportistas compitan los juegos mundiales. Entonces nos tocó anticipar algunas de las competencias.

En esas competencias ya Bolívar va de segundo. Entonces, si mantienen ese ritmo, serán sede de los Juegos Nacionales.

Y quiero terminar pidiéndoles a ustedes un favor. El padre (Leonardo Comas) –y le agradezco mucho sus palabras, ojala las repitiera usted y todos los padres en todas las parroquias, lo que usted aquí pronuncio– la importancia de la reconciliación.

Y la iglesia es tal vez la institución y ustedes, como pastores de la iglesia, sí que pueden ayudar a esta reconciliación. 

Y yo cómo yo me voy a negar a una solicitud de la Iglesia y del Gobernador.

¡Por supuesto que vamos a bautizar ese puente como el puente de la reconciliación! 

Pero el favor que les quiero pedir a todos ustedes, para que regresen rápidamente a sus casas con sus familias –de nuevo muchas gracias por estar aquí– es el siguiente:

Efectivamente hemos luchado por esta paz. Yo llevo cinco años luchando por esta paz.

Ha sido muy difícil. Hacer la paz es mucho más difícil que hacer la guerra.

Yo también hice la guerra. Fui Ministro de Defensa. Y me tocó y era muy popular mostrar los trofeos del enemigo.

Por eso la paz es mucho más difícil, porque hay que cambiar la cultura. Hay que cambiar el odio o la venganza por el perdón y la reconciliación. Y eso no es fácil.

Eso requiere mucha persistencia, mucha perseverancia, mucha pedagogía.

Si seguimos como vamos, yo espero poder firmar esa paz antes del 23 de marzo,  como acordamos de fecha límite con las Farc.

Pero eso lo que hace es silenciar los fusiles. La verdadera construcción de la paz la tenemos que hacer todos los colombianos. Esta no es un paz mía, de Juan Manuel Santos, ni de mí Gobierno, es una paz de todos ustedes.

Y por eso si aprovechamos esa ocasión de la firma de la paz, para que el país entero se una todo y que ese sea un punto de inflexión para la construcción de esa paz que nos va a permitir el silenciar los fusiles, este país no lo para nadie.

Pero para eso requiero el apoyo de todos Y cuando hablo de todos es todos. Los que han sido mis adversarios políticos, lo que han sido mis contradictores.

Ha llegado el momento de tender esos puentes, querido padre. Ese puente de la guerra hacia la paz, ese puente de la polarización hacia la reconciliación.

Y ahí tenemos que estar todos los colombianos, ahí tienen que estar todos los momposinos, ahí tienen que estar todos los bolivarenses.

Y a eso los invito, a que todos juntos podamos no solamente construir, sino caminar en ese puente de la guerra hacia la paz, hacia la reconciliación.

¡Que viva Mompox, tierra de Dios!

Muchas gracias.