Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Octubre > Cartagena de Indias, el tesoro de Colombia

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 M LE MAGAZINE DU MONDE

 Cartagena de Indias, el tesoro de Colombia

 Por Julien Neuville

Las casas coloniales del centro histórico de esta ciudad son testigo de su rico pasado, pero es en Getsemaní, antiguo barrio de esclavos, que bate el corazón de la ciudad al caer la noche.

Centro histórico

Una estadía todo confort en el hotel Casa Pestagua. El centro histórico es reputado por sus palacios coloniales. En el de Claude Pimont, un francés que conoce la ciudad hasta en sus últimos rincones: una docena de habitaciones, una piscina en la sombra, un mirador con jacuzzi, la vista del océano y un restaurante en el patio. 

Un ceviche de atún picante en el restaurante La Vitrola. Una institución local para probar la cocina con influencias cubanas. En un ambiente de los años 1950, la alta sociedad ama encontrarse para comer ceviches de atún con pimiento habanero, especialidad del país. Es indispensable reservar.

Una mochila indígena en Colombia Artesanal. Esta cooperativa artesanal propone mochilas tradicionales, bolsos de mano en fibra de plátano y hasta grandes hamacas coloridas de muy buena calidad. Los precios de los artículos varias de 70 a 200 euros.

Una pausa cultural en la librería-café Abaco. No hay que equivocarse por su entrada discreta, entre dos arcadas blancas. Los libros privilegian los talentos colombianos y suramericanos. Una vuelta aconsejada en el espacio café por sus jugos frescos, su ambiente relajado y un personal al tanto de todos los eventos culturales de la ciudad.

Getsemaní

Un concierto de salsa en el Café Habana. Punta de lanza de la renovación del barrio, esta institución es reputada por sus conciertos de salsa. En este antiguo depósito lleno de fotos blanco y negro de músicos y de pequeñas banderas cubanas, más vale llegar temprano para tener un buen lugar cuando los grupos musicales llegan hacia las 11 pm.

Un refrigerio en la Plaza de la Santísima Trinidad. Uno viene a esta plaza al caer la noche por una arepa de huevo y un jugo de fruta fresco en uno de los stands instalados en la calle. Para comerlo en las escaleras de la iglesia, al lado de los niños que juegan futbol o frente a espectáculos improvisados.

Una torta de coco en el restaurante Demente. A los que le gusta comer sentado preferirán uno de los numerosos restaurantes de la Plaza de la Santísima Trinidad. Demente resalta por sus muros de piedra, sus mesas y rocking-chairs en madera, y sobre todo por sus tapas gastronómicas. Para reservar al inicio de la comida, la torta de coco.

Un baño tranquilo en el hotel Casa Lola. En pleno corazón de Getsemaní, este pequeño hotel de diez habitaciones tiene una atmosfera pacífica y zen con pequeñas fuentes y vegetación abundante. Después de la piscina en el techo, tenemos vista sobre las murallas y el centro histórico. No olvidar: la gran suite que dispone de un baño con ducha al exterior.  

http://www.lemonde.fr/m-styles/article/2015/10/27/cartagena-de-indias-joyau-de-colombie_4794553_4497319.html?xtmc=cartagena&xtcr=1