Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Septiembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la premier de la película “Colombia magia salvaje”.

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la premier de la película “Colombia magia salvaje”.

 Bogotá, 8 sep (SIG).

“¡Tierra buena! ¡Tierra buena! ¡Tierra que pone fin a nuestra pena!”

Me vienen a la mente estos famosos versos que escribió Don Juan de Castellanos hace más de cuatro siglos, porque eso –tierra buena– es lo que representa esta película extraordinaria que hoy vamos a ver.

Muchas veces lo que menos se conoce es lo que se tiene más cerca.

Vemos documentales sobre las cumbres nevadas del Asia, los animales salvajes del África, los paisajes exóticos de Australia, los pingüinos de la Antártida… pero no sabemos que lo que tenemos aquí, en nuestra patria, en Colombia, es quizá más sorprendente, más emocionante y más hermoso que todo lo anterior.

Quienes vean esta película –y espero que sean millones en Colombia, y también en el mundo– quedarán tan asombrados que no darán crédito a sus ojos.

¡¿Todo esto ocurre en Colombia?! ¡¿Este es nuestro país?!

Sí. Esta “tierra buena”, este paraíso bendecido de flora y fauna, estos paisajes sobrecogedores, SON NUESTRA PATRIA.

Por eso hay que ver esta película,… ¡y hay que hacerla ver! De mi parte, he dado instrucciones precisas al Ministro de Ambiente para que logremos mostrarla al mayor número de colombianos posible –en todos los municipios– y también en el exterior.

Y si algo nos va a quedar, luego de asistir maravillados a esta proyección, son dos sensaciones en el alma: PRIVILEGIO y, también, RESPONSABILIDAD.

PRIVILEGIO por ser habitantes de un país que es el segundo más biodiverso del planeta y el primero, si lo medimos, por kilómetro cuadrado.

Privilegio por ser coterráneos del oso de anteojos, del cóndor, del jaguar, de la anaconda, los colibríes, la mariposa morfo azul o el tití cabeciblanco.

Privilegio por vivir en un país que tiene dos océanos, tres cordilleras, la selva amazónica y los imponentes llanos, y la mayor cantidad de páramos del mundo –esas fábricas de agua, que es la fuente de la vida–.

Pero ese mismo privilegio –es claro– nos obliga a ser RESPONSABLES.

Si tenemos en nuestro suelo toda esta biodiversidad, si tenemos el agua que necesita la humanidad… ¡debemos cuidarlas más que nada, porque son el legado de Colombia para el mundo, y para nuestros hijos y nuestros nietos!

Y miren esto: aún nos falta por identificar más del 20 por ciento de nuestra diversidad en especies vegetales y animales, y la cifra es aún más grande si hablamos de microrganismos.

Por eso –como parte de nuestra responsabilidad– hemos lanzado, a través de Colciencias, una iniciativa llamada EXPEDICIÓN BIO –una segunda Expedición Botánica– para hacer un inventario que incluya plantas y animales, pero también microorganismos, bacterias y genomas… ¡el Inventario Genético de Colombia!

Así como lo hizo el sabio Mutis hace más de dos siglos, esta será una empresa de varios años –calculamos 10– cuyas bases dejaremos sentadas en nuestro gobierno.

Ya estamos comenzando, y hay muchas universidades de aquí, del exterior y entidades nacionales e internacionales, países que han manifestado su interés en participar en esta iniciativa para el futuro de Colombia.

Súmenle a esto el compromiso que firmaremos en la Cumbre Climática de París para reducir nuestras emisiones contaminantes de carbono en un 20 por ciento para el año 2030, y las acciones que estamos tomando para proteger inmensas áreas de nuestro territorio de la depredación humana, incluida la explotación minera.

Si de algo me siento orgulloso –y más viendo esta película– es de haber duplicado el área protegida del Parque Nacional Natural de Chiribiquete, cuyos paisajes nos dejan literalmente sin aliento.

Pero no solo eso: también declaramos el Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona –en el Chocó–, el parque Corales de Profundidad –en nuestro mar Caribe– y el parque de Bahía Portete –en La Guajira–.

Y declaramos la Estrella Fluvial del Inírida –que une a tres ríos que luego dan origen al río Orinoco– como sitio Ramsar, es decir, un humedal de importancia internacional. Ahí, en ese sitio se encuentra la mayor variedad de peces de agua dulce de todo el  mundo.

Al terminar nuestro gobierno, en 2018, esperamos haber dejado protegidas ambientalmente cerca de 7 millones de hectáreas nuevas –lo que equivale al tamaño de un país como Irlanda–, la mayor extensión jamás protegida por gobierno alguno en toda nuestra historia.

Gracias, muchas gracias, ¡infinitas gracias! –apreciados Gonzalo, Carlos Mario, Martín, y todos los visionarios del Grupo Éxito– por ese generoso regalo que nos hacen a los colombianos y al mundo.

Gracias a la Fundación Ecoplanet –coproductora–, y a la excelente realización del equipo de cineastas, fotógrafos y artistas británicos, incluido su director Mike Slee y el compositor David Campbell, que unió su talento con los músicos y compositores de nuestro país.

En esta película hay BELLEZA y hay MAGIA. ¡Y todo esto es Colombia!

Yo he invitado a los colombianos a la UNIDAD para lograr la visión de un nuevo país en paz, con más equidad y mejor educado.

Cada vez nos unimos más para buscar la paz... Ahora mismo estamos unidos por nuestros compatriotas en la frontera…

Yo sé que esta película nos UNIRÁ también –a todos los colombianos– para apreciar, valorar, divulgar y, sobre todo, CUIDAR las maravillas de nuestra tierra.

Nos unirá para combatir la minería criminal, la deforestación, el cambio climático, los cultivos ilícitos, el tráfico ilegal de plantas y animales, y –en particular– para lograr la terminación del conflicto armado… ¡Y LA PAZ!

Porque solo en paz –¡solo en paz!– vamos a poder cuidar este país como se merece, y vamos a poder recorrerlo palmo a palmo, como guardianes del más bello paraíso.

Y miren esta coincidencia: el 7 de agosto del año 2010 inicié mi gobierno con una posesión simbólica ante los “mamas” de la Sierra Nevada de Santa Marta… Y esta película también se estrenó allí –en la Sierra– hace dos días.

En esa ocasión inolvidable, los “mamas” –nuestros hermanos mayores– me entregaron un bastón de mando y un collar con cuatro piedras: Una representa la tierra que debemos cuidar. Otra representa el agua que es la fuente de la vida. Otra representa la naturaleza con la que debemos estar en armonía y la cuarta representa el gobierno, que debe respetar el orden de la naturaleza y la voluntad del Creador.
       
Hoy –al estrenarse esta obra inspiradora– renuevo mi compromiso con la madre Tierra y con esta mágica porción del planeta que nos tocó en suerte.

Y lo hago recordando una frase de un sabio naturalista, que cité en mi discurso de posesión –que también se recuerda en esta película–, y con la cual concluyo:

“El mundo no es una herencia de nuestros padres… sino un préstamo de nuestros hijos”.

Muchas gracias.