Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Septiembre > ¡El país quiere la paz!: Nairo Quintana

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 ¡El país quiere la paz!: Nairo Quintana

 Burgos, España, 10 sep (SIG-Tomado de eltiempo.com).

Dice la tradición que el agua de panela y el bocadillo son la materia prima de los ciclistas colombianos que participan en las grandes competiciones ciclísticas europeas.

Esa receta, típica de la rica gastronomía nacional, es la que provee de energía a los ‘escarabajos’ colombianos para afrontar las duras etapas de las carreras que se celebran en el ‘Viejo Continente’.

Esas carreteras europeas han servido de escenario para las gestas de nuestros pedalistas. Fabio Parra, ‘Lucho’ Herrera, Nairo Quintana y Rigoberto Urán han izado el tricolor nacional en los trazados franceses, italianos y españoles.

Precisamente ayer miércoles Nairo Quintana arribó a Burgos, España, para participar en la contrarreloj individual de la Vuelta a España con una consigna clara: acercarse al podio de la carrera, la única de las tres grandes competiciones que aún no lo ha visto en ese lugar reservado para los tres mejores de la tabla general de posiciones.

Quintana descendió del bus que lo transportó al lugar de la largada y se topó con una sorpresa que de inmediato capturó su atención.

Fue abordado por tres compatriotas. Los rostros de este trío de connacionales evidenciaban un pasado de sufrimiento, aunque sus ojos advertían un presente renovado, lleno de expectativas y esperanza.

Al conocer sus historias, Nairo Quintana no pudo ocultar su emoción.

La primera de ellas fue reclutada por las Farc cuando aún era una niña; el segundo caso corrió con la misma suerte, pero desde la orilla opuesta: fue reclutado por las AUC desde muy temprana edad.

El tercero, un colombiano, víctima de la violencia armada, proveniente del departamento de Nariño.

Pero en la actualidad ellos se han constituido en un símbolo. Hoy, dejando de lado su triste pasado, los tres hacen unidos –y a pie- el tradicional ‘Camino de Santiago de Compostela’.

Son 820 kilómetros que están recorriendo por una causa noble: la reconciliación.

El primero en contar su historia fue el nariñense víctima de la violencia, quien, al concluir su relato, le gritó emocionado al pedalista boyacense:

“En Colombia somos gente buena como usted”.

Y ‘Naironman’ le respondió con su característica humildad: 

“Tratamos cada día de trabajar para que vean a nuestro país, un país de gente humilde, trabajadora y decente, que le gusta salir adelante haciendo cosas buenas”, dijo el excampeón del Giro de Italia. 

Y agregó: “Me siento orgulloso de que personas como ustedes trabajen unidas, después de haber tenido ciertas circunstancias de la vida que no han sido fáciles para ninguno”.

Pese a los nervios comprensibles por tener en frente a uno de los atletas más reconocidos de la actualidad, la exintegrante de las Farc replicó: “Somos gente buena, queremos trabajar”.

Quintana, quien aún no se acostumbra al revuelo que causa a su paso, envió un mensaje a sus compatriotas, a petición del desmovilizado de las AUC.

“A todos los colombianos un saludo muy especial. Hoy estamos aquí en Burgos, en la Vuelta a España, en una contrarreloj bastante interesante, donde todos los colombianos estarán presentes, aquí en España y en cada uno de sus televisores”, señaló.

Y añadió: “A toda la gente que está integrada en el conflicto armado, invitarlos para que dejen las armas, para que se reintegren a la sociedad, que hay muchas posibilidades de vida, y lo vemos aquí con todos estos compañeros que pasaron por estos momentos difíciles y que hoy tienen una nueva vida. Invitarlos a todos a que se desmovilicen y tomen vidas nuevas. Que el país los quiere y el país también quiere la paz”.

El encuentro fue breve, pero efectivo. Gracias a su desempeño posterior a la conversación con los tres caminantes, Quintana ascendió en la Clasificación General de la Vuelta a España 2015 por cuenta de la gran contrarreloj que realizó.

Ello demostró que en esta ocasión para nuestro Nairo no fue necesario el bocadillo, ni el agua de panela.

La ‘bebida energizante’ para el boyacense fue palpar la unión de todo un país alrededor de un objetivo más sublime que el podio de este fin de semana en Madrid: la reconciliación y la paz.