Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Septiembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del contrato del proyecto vial Pasto-Rumichaca

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del contrato del proyecto vial Pasto-Rumichaca

 Pasto, 11 sep (SIG).

Qué bueno estar nuevamente aquí en Pasto. Y sobre todo para este evento tan simbólico, tan lleno de cariño, tan lleno de amor. Porque eso es lo que yo siento por Pasto y por Nariño, amor.

(…)

A todos los asistentes a este evento mi saludo afectuoso.

Aquí hemos venido muchas veces. Y hoy estamos aquí para inaugurar dos obras muy importantes, simbólicas, que tienen mucho que ver con lo que mi Gobierno está queriendo hacer con este país.

Ustedes me han escuchado que yo tengo una visión para Colombia de un país en paz, de un país con más equidad, con mejor justicia social y un país mejor educado.

Desde el primer día de mi campaña, en el año 2010, nos trazamos unos objetivos que hemos venido cumpliendo. Pero esos objetivos no se cumplen solos. Se cumplen con el apoyo de la gente, con el apoyo de las instituciones, trabajando en equipo y por supuesto, con el apoyo del pueblo.

Aquí vine en la campaña del año 2010 en la primera vuelta. Y ganamos.

Vine en la segunda vuelta y ganamos.

Aquí volví, a Pasto y a Nariño, en la primera vuelta del año 2014 y ganamos.

Y volví en la segunda vuelta del año 2014 y ¡barrimos!

Por eso es que me da a mi tanta satisfacción, como lo han dicho el Gobernador (de Nariño, Raúl Delgado Guerrero) y el Alcalde (de Pasto, Harold Guerrero López) devolverle ese apoyo con este amor que se expresa en la política con inversiones y con presupuesto.

Y cómo me siento de orgulloso de ser el Presidente en toda la historia de Colombia que más ha querido a Nariño y a Pasto.

Estas obras que hoy inauguramos, la planta de agua de Piedras, que se complementa con las otras obras que hemos venido adelantando y ya ejecutando,  le va a dar a Pasto tranquilidad, seguridad de su suministro de agua potable por los próximos 30 años. No solamente al Pasto actual, sino todo lo que está diseñado para el crecimiento de Pasto hacia el futuro.

Eso es un paso importantísimo, porque Pasto estaba como embotellada. Una ciudad que no podía crecer porque no tenía la seguridad de tener agua potable,  pues ya la tiene.

Con lo que hoy hicimos y con lo que hemos hecho y con lo que seguiremos haciendo, ese paso es muy importante para la calidad de vida de los pastusos.

Esta obra que acabamos de firmar, el contrato Rumichaca–Pasto, es una obra muy importante para la competitividad del país. Por supuesto para los nariñenses.

Pero significa también esa conexión que queremos hacer desde Ecuador hasta Venezuela, que ya la tenemos por el Caquetá, por el Putumayo. El puente San Miguel y sigue allá por Caquetá, Putumayo, Neiva y sube. Pero también queremos conectarlo por aquí por el sur, por Nariño, que tiene tanta importancia.

Y por eso las inversiones que estamos haciendo tienen esa finalidad.

Estoy cumpliendo también la promesa al Presidente (de Ecuador) Rafael Correa,  que se la hicimos el año pasado, la vía que llega hasta el puente. Una obra que cuesta 72 mil millones, que se va a hacer por obra pública. La Ministra (de Transporte, Natalia Abello) ya tiene todos los recursos y esa obra está en marcha.

Lo que me lleva a señalar lo siguiente con respecto a nuestras relaciones con Ecuador.

Usted recordaba,  señor Gobernador, muy bien cómo cuando llegamos al Gobierno la primera vez, esas relaciones estaban en su peor momento, tal vez de la historia del país.

No había relaciones diplomáticas, no había relaciones comerciales. Insultos iban, insultos venían.

Yo me comprometí y me propuse arreglar esa situación.

Restablecimos las relaciones diplomáticas, reestablecimos las relaciones comerciales.

Y con el Presidente Correa establecimos un diálogo y una amistad que ha durado durante estos cinco años.

Hemos tenido problemas, sí. Como como cualquier país que tiene una frontera tan importante, pero todos los hemos venido resolviendo a través del diálogo, a través del uso de la diplomacia, de la amistad, de la sensatez.

Así es como deben mantenerse y administrarse las relaciones entre todos los países civilizados.

Ahora tenemos un problema parecido al problema que tenemos con Venezuela pero a la inversa.

El problema con Venezuela tiene mucho que ver con una tasa de cambio en Venezuela que hace que los productos en Venezuela sean demasiado baratos, y por eso se viene el contrabando hacia Colombia. Y ahí se generan unos problemas.

Y con Ecuador está sucediendo lo contrario. La devaluación del peso frente al dólar hace que los productos colombianos se vuelvan más baratos para los ecuatorianos.

Y lo que estamos viendo y lo que está preocupando al gobierno ecuatoriano es que vemos carros que vienen los fines de semana, por ejemplo, y se regresan cargados de televisores y cargados de electrodomésticos.

Y los ecuatorianos y el Presidente se preocupan y dicen pero me están afectando mi economía en forma grave. Y tiene algo de razón. Y por eso es que uno debe en estos momentos sentarse a buscar soluciones entre ambas partes.

Y yo le he dado instrucciones a la Ministra (María Ángela Holguín), que mañana va a ir al Ecuador, que le diga al gobierno y al Presidente Correa y al gobierno ecuatoriano, que nos sentemos, como nos hemos sentado tantas veces, y resolvamos esos problemas. Busquémosle una solución práctica.

Entendemos los colombianos los problemas que está teniendo Ecuador. Nosotros también tenemos nuestros propios problemas.

Pero estoy seguro que podemos encontrar soluciones, pero en una forma como siempre ha sido nuestra relación con Rafael Correa, y él lo sabe: de amistad sensata, con respeto, con un ánimo constructivo. Y así lo vamos hacer.

De manera que ese problema que se está generando en la frontera lo vamos arreglar. A las buenas, como gente civilizada.

Y así también continuaremos en nuestra revolución que estamos haciendo con la infraestructura.

Ya tenemos para el día de mañana esa conexión con Ecuador.

Ecuador ha hecho una infraestructura maravillosa. Las carreteras del Ecuador son envidiables y nosotros estamos construyendo algo parecido.

Y usted Gobernador, que tiene una  memoria de elefante, me recordaba una frase:

‘Acuérdese, Presidente, que usted dice que el amor se demuestra con presupuesto. Pero que también dice que las obras tienen que tener continuidad’. Con su inteligencia me está poniendo en aprietos, porque tiene razón: la obra entre Pasto y Popayán. Es una obra muy importante.

Nosotros estamos haciendo una verdadera revolución en materia de infraestructura y en muchos otros frentes –ahora les comento brevemente–, pero en materia de infraestructura, de las Concesiones de Cuarta Generación –donde se está haciendo la mayor inversión en la historia de Colombia, y que va a cambiar totalmente este país– tenemos tres olas.

La primera ola ya está toda adjudicada. 12 billones de pesos, 10 proyectos. Comienzan a construirse ya, o sea, los buldócer a llegar y a mover tierra y los trabajadores a trabajar, este noviembre.

La segunda ola, 9 billones de pesos. Ocho ya fueron adjudicadas; falta una que se llama Al Mar 2 en Antioquia, que se va a adjudicar este mes.

Y existe una tercera ola. La primera obra de esa tercera ola –lo mencionó usted,  Gobernador– Pamplona-Cúcuta. También estamos haciendo una obra Cúcuta–el puente de Tienditas.

La segunda obra de esa tercera ola, muy importante, Pamplona-Bucaramanga, que conecta a Bucaramanga con Barrancabermeja. Barrancabermeja por el río pueden salir al mar Caribe. O conecta con el sur del país.

Esas dos obras ya se aprobaron.

Nosotros estamos en este momento sufriendo un golpe muy fuerte en nuestras finanzas públicas, por la baja del precio del petróleo.

Los ingresos del Gobierno Nacional dependían, por ejemplo en el año 2013, en un 28, 29 por ciento del ingreso petrolero, de lo que generaban las utilidades de Ecopetrol, los impuestos que pagaban las compañías petroleras.

Eso se nos vino abajo.

Para el año entrante, ese 29 por ciento se convirtió en 2 y medio por ciento. Y eso nos ha obligado a apretarnos el cinturón, a cancelar muchas de las inversiones, a posponer otras.

Pero yo entiendo lo que usted me dice, Gobernador, diciendo la lógica de no dejar estas grandes obras como con una especie de parche.

Y por eso lo que le puedo decir en este momento es que voy a colocar esa obra de primeras en la fila para que cuando tengamos y yo estoy seguro que en los próximos años, estoy seguro que el año entrante, vamos a crecer mucho más, eso nos va a generar más recursos y que el primer uso de esos recursos será esta obra.

El doctor German Vargas me ha hecho una promesa, un compromiso. Me ha dicho que el crecimiento de la economía y óigase bien, Colombia afortunadamente por todo lo que hemos en estos últimos cinco años, seguimos siendo el país con el mayor crecimiento de toda América Latina.

Ayer salieron las cifras del segundo trimestre. Vamos a crecer al 3 por ciento. Brasil creció menos 2 y medio por ciento. Venezuela menos 7 por ciento. Chile y México por debajo del 3 por ciento. Seguimos con la camiseta amarilla.

Pero ahora vienen estas obras de infraestructura, que comienzan en noviembre. Vienen las políticas de vivienda, vienen los 4 billones de pesos de las obras públicas, donde está la Circunvalar del Galeras, que ustedes estaban esperando hace 30 años. Allí está esa obra y ya está en proceso.

Viene el aeropuerto, el aeropuerto de Ipiales, donde van a poder aterrizar los aviones más grandes. Y que va a ser un aeropuerto alternativo al aeropuerto de Pasto, porque en una hora podrán transitar entre Ipiales, en una autopista que llega hasta Pasto.

Y también estamos modernizando aquí el aeropuerto de Pasto, estamos modernizando el terminal, le estamos construyendo parqueaderos y estamos construyendo una torre nueva de control. Muchas inversiones.

¿Pero eso qué va a significar?

Que vamos a poder crecer más. Al crecer más se generan más recursos. Y por eso, si me cumple el doctor German Vargas, que el sector de la vivienda y el sector de la infraestructura va a crecer en el primer semestre del año entrante el 20 por ciento, ahí encontraremos los recursos para hacer esa obra, mi querido Gobernador.

Y qué bueno poder constatar ya los resultados de esa visión que les mencionaba al principio, un país con más equidad. Un país con más equidad significa un país con más oportunidades para todos, con más oportunidades de empleo.

Las últimas cifras de empleo del país nos las dieron hace unos días. El mes de junio bajó a 8.8 por ciento el desempleo en el país, la cifra más baja desde que se están llevando los registros de desempleo con la metodología actual. Más de 15, más de 20 años.

Aquí en Pasto, qué bueno poder constatar que ha bajado el desempleo en estos últimos 4, 5 años, cerca de un 50 por ciento. Es decir, de 15 al 10 por ciento.

Y en Nariño también ha venido bajando el desempleo.

Nos falta todavía mucho, porque todavía en el país hay más de 2 millones de colombianos, de compatriotas, pastusos, nariñenses, colombianos, que están buscando empleo y no lo encuentran.

Por eso tenemos que seguir con esta dinámica económica para abrirles oportunidades de empleo.

Más equidad quiere decir agua potable y alcantarillado para los que no tienen este servicio básico.

Óigase bien. Llevamos ya en estos cinco años 5 millones de colombianos que hoy tienen agua potable que antes no tenían. Y 5.2 millones de colombianos que tienen alcantarillado, que antes no tenían.

Y hemos logrado crear más de 3 millones de empleos, la mayoría formales.

Y llevamos casi 60 meses, 59 meses seguidos bajando la tasa de desempleo, mes tras mes, con respecto al mismo mes del año anterior. Solamente en una ocasión, diciembre de 2013, esa tasa de desempleo no bajó.

Y tenemos que seguirla bajando, porque tenemos que seguir aumentando las oportunidades, sobre todo, para los más pobres, para los más vulnerables.

Por eso iniciamos ese programa de las viviendas gratis para los colombianos más vulnerables que al Vicepresidente, en ese entonces Ministro, y a mí, nos decían ‘populistas, demagogos, no prometan lo que no pueden cumplir’.

Pues bien, hoy podemos decir aquí en Pasto que llevamos de las 100 mil, 94.500 casas entregadas.

El Vicepresidente y el Ministro seguirán entregando hoy mismo casas en otros municipios aquí en Nariño.

Y aquí vamos a seguir construyendo casas para los otros estratos, para la clase media, para quienes ganan entre uno y dos salarios, entre 2 y 4 salarios. Y eso va a continuar generando más empleo y más bienestar para todos los colombianos.

Aquí en Pasto, por ejemplo, cuando llegamos al Gobierno había 27 niños por cada computador. Hoy lo rebajamos a 7 niños por cada computador.

Y vamos a seguir conectando a todos los colegios y a todos los niños para que tengan el mismo acceso a la tecnología que tienen los niños ricos en Bogotá o en Miami o en Nueva York. Eso es igualdad de oportunidades y eso es lo que estamos haciendo en este gobierno.

Y yo podría seguir con la lista. Lo que hemos hecho, por ejemplo, en construcción de colegios. Vamos a construir 30 mil aulas en los próximos tres años. Vamos a construir lo que se hubiera construido en 65 años si hubiéramos seguido al ritmo de construcción de aulas en este país de los últimos años.

Pero como sabemos que queremos un país mejor educado, necesitamos jornada única para que los  niños vayan al colegio, no cinco horas sino ocho horas y nueve horas y no estén deambulando por las calles, captados por las pandillas o el narcotráfico, sino que estén estudiando en el colegio. Y por eso es que vamos a construir esas aulas en los próximos tres años.
 
Y por supuesto, mi sueño más grande, el sueño por el cual he luchado desde el primer día de mi gobierno, que a Nariño le ha costado tanto.

Usted tiene razón, Gobernador. Allá en los cocteles de Bogotá o de otras ciudades se critica la forma como hemos procedido, porque no conocen la guerra, porque no sufren la guerra. Porque no saben que esta guerra nos ha costado a todos los colombianos muchísimo y es un freno de mano que hemos tenido durante 50 años.

Cuántas vidas, cuánto sufrimiento, cuántas heridas no están abiertas, que es lo que yo quiero corregir.

El único país con un conflicto armado en todo el hemisferio occidental, el  conflicto armado más viejo  del mundo. Por eso el mundo entero, todo el mundo, América, Europa, la China, Rusia, apoyando este proceso de paz.

Por eso, Gobernador, voy a perseverar  hasta lograr esa paz para Colombia.

Porque sé que a aquí en Nariño tengo el apoyo, pero no solo en Nariño sino en el resto de Colombia. Porque Colombia se merece esa paz después de 50 años de guerra.

Y apenas terminemos esta guerra, apenas firmemos esos acuerdos que silencian los fusiles, tendremos muchas más oportunidades de construir muchas más carreteras, de construir muchos más colegios; el campo colombiano por fin va a ser una fuente de desarrollo y de prosperidad,  y no de pobreza y de retraso. Podremos invertir muchos recursos, por ejemplo en departamentos como el departamento de Nariño, que ha  sufrido tanto las consecuencias de este conflicto.

Si hay un departamento donde se han reunido todos los grupos violentos ha sido este departamento de Nariño. Por eso la paz aquí va a traer tantos beneficios.

Yo quiero  poder ser ese Presidente que no solamente puede dejar ese legado de infraestructura, de educación, si no ese legado a sus hijos, a mis hijos, a sus nietos, a mis nietos, de un país en paz.

Muchas gracias y que Dios los bendiga.