“Una gallina que me como en la montaña no sabe bueno”: Pedro Mejía, víctima del desplazamiento